Noticias

Noticias

1° Taller de orientación social 2020

El miércoles 15 de enero se llevó a cabo en el Centro de Apoyo al Refugiado de ADRA ubicado al 4360 de la avenida Juan de Garay del barrio de Boedo, el primer taller de orientación social del 2020. El taller contiene informaciones generales que resuelven las primeras necesidades y dudas que suelen darse en la mayoría de los migrantes y refugiados que llegan a Buenos Aires.

30 adultos y 8 niños se acercaron al Centro para participar de este primer taller del año. Algunos de los presentes explicaron que hacía menos de 2 semanas que estaban en el país, mientras que otros, a pesar de llevar más de un año se acercaron para resolver dudas que no lograron clarificar por otros medios.

Jorge Fernández, coordinador del C.A.R. de Boedo abrió el taller introduciendo las actividades del Centro y explicando que tipo de asistencia podían encontrar allí. Mientras, el resto del equipo del área social analizó una serie de encuestas que se le hicieron a los presentes antes de comenzar para identificar aquellos casos que necesitaban ser resueltos de manera urgente para poder tener una charla personal tras el taller.

Después de la introducción, Carol Matos de la Cruz expuso los temas relacionados a documentación. Desde cuáles son los documentos necesarios para los refugiados, hasta cómo tramitarlos y qué elementos son necesarios para poder hacerlo, sin dejar de lado detalles importantes como algunos papeles cuyo nombre se repite pero que no todos sirven para los mismos trámites ni tienen el mismo costo.

“Tratamos de que este taller sirva entre otra cosas para evitarles gastos innecesarios que se dan por no conocer las vías de acceso a la regularización”, explicó Carol. Además comentó el caso del certificado de domicilio que “ es necesario para tramitar el DNI. Nos hemos encontrado con la situación que se repite de personas que realizan este certificado en el registro civil, donde cuesta 500 pesos, pero ese papel no es el que necesitan para conseguir su DNI, sino un certificado de domicilio que emite la estación de policía o de prefectura cercana a su domicilio, que se trata de un trámite gratuito”.

En este tema surgieron muchas dudas de los presentes en relación a los documentos extranjeros vencidos, y la validez de documentos educativos, títulos de estudios y curriculums.

La tercera sección de este taller estuvo a cargo de Marcos Pérez Rabasa, responsable del área social, quien comenzó explicando el contexto geográfico de Buenos Aires, las autoridades políticas, el uso de diferentes tipos de transportes públicos y el acceso a los sistemas de salud y educación públicos.

En estos temas, nuevamente aparecieron muchas preguntas y dudas que fueron respondidas una a una, dedicando especial atención y tiempo al tema de estudios. “La población venezolana y boliviana en Buenos Aires demostró gran interés por los estudios, en general nos encontramos con personas con cierto nivel educativo o grados de instrucción, que quieren revalidar sus títulos o continuar sus estudios, acceder a carreras de grado y posgrado y tratamos de darles una pantallazo general o guiarlos hacia los lugares donde pueden encontrar respuestas específicas a cada uno de sus casos”, explicó Marcos.

El trabajo del área social del Centro de Apoyo a Refugiados busca priorizar las necesidades más urgentes, pero intentar responder a todas las necesidades de la población migrante y una de las mayores búsquedas tiene que ver con el empleo. “Hay un enorme porcentaje de trabajo informal en Buenos Aires y de ahí provienen la mayoría de las oportunidades disponibles para extranjeros y migrantes. Nuestra idea es acompañarlos para salir de la precarización teniendo en cuenta sus necesidades y gastos”, comentó el responsable del área.

Carol agregó que “surgen muchas preguntas en los talleres y hay falta de información. Con la masividad que están teniendo estos encuentros nos encontramos con muchas necesidades a resolver con urgencia y vemos la necesidad que existe de este tipo de encuentros”.

Uno de los participantes del taller, Richard Bustamante, que se había acercado con su hija, comentó que llegó a Argentina hace 11 meses, pero aún “había muchas cosas que no sabía. El taller te aclara la información que en otros lugares está confusa o ni siquiera está”. También Andrea, proveniente de Bolivia quiso dar su opinión y agradeció por la actividad. Dijo que “necesitaba este tipo de información para saber cómo seguir y cómo avanzar para quedarse en Buenos Aires”. Jorge, un venezolano que se acercó al C.A.R. dijo que le “pareció chévere”. “Me sirvió por que ya tengo un pasaje en barco para ir a trabajar a Mar del Plata, pero necesito el CUIL y no sabía como sacarlo”.

El CUIL, su función y los trámites para obtenerlo fue otro de los temas tratados en el taller, que suele preocupar a muchas de las personas que se acercan a pedir algún tipo de asistencia en el centro de Boedo. Para esto, se le entregó a cada uno de los presentes una hoja con toda la información para tramitar este código único de identificación laboral.

Junto a esta información, Carol presentó uno de los convenios de ADRA, con el Banco Ciudad para darle a cada persona refugiada la posibilidad de acceder a una cuenta de ahorro bonificada por dos años y explicó cómo obtenerla.

“Muchos empleados públicos desconocen qué documentos necesita un refugiado para otros trámites y derechos y sin maldad recomiendan no tomar el trabajo de hacerlo. Cada persona refugiada debe contar con el conocimiento para no ser víctimas de estos errores o de la desinformación”, concluyó Marcos. “Es su responsabilidad conocer sus derechos para reclamar que se cumplan”, agregó Carol.